¿Hasta cuándo durará el auge de las GoPro?

Una idea relativamente sencilla y moderadamente innovadora. Una idea que a fecha de hoy cotiza en la Bolsa estadounidense, cuyas acciones han ido subiendo, casi como la espuma.

A continuación, a modo de introducción, podemos ver la evolución del precio de sus acciones, así como los volúmenes (abajo) en millones que ha ido moviendo, vía Yahoo Finance.

gopro cotizacion

No nos engañemos: los chicos de GoPro no han inventado nada nuevo. Las cámaras digitales compactas no son patrimonio de su I+D, como tampoco lo son las cámaras deportivas. Eso sí, han sido capaces de perfeccionar un producto ya existente (las compactas digitales), adaptándolo a un nicho concreto de mercado (las cámaras de acción) y, como colofón, han conseguido hacer un marketing que abriera las fronteras de su nicho de mercado consiguiendo que cualquier muchacho de un país desarrollado -deportista o no deportista- deseara tener una GoPro entre sus manos.

Muchos de mis amigos y conocidos ya cuentan con una de ellas en sus bolsillos. Es más, conozco algunos que han ahorrado durante tiempo para poder permitírsela. Hasta este punto llega el componente aspiracional que acompaña la compra de una GoPro.

Los chicos de GoPro han sido, sin duda, oportunistas. Han sabido estar en el sitio adecuado, en el momento preciso y con el producto perfecto. No nos engañemos, las GoPro no son cámaras de deporte; son cámaras de ‘selfie’.

Sí, cámaras de ‘selfie’. Han llegado a un consumidor joven, narcisista, cuya máxima preocupación es inmortalizar y compartir su vida y placeres a través de las redes sociales. Para dicho menester es el producto perfecto. Casi indestructible, pequeña -cabe en el bolsillo-, con vídeo ‘full HD’, sumergible, con transferencia inmediata de archivos al smartphone, etc. ¿Qué más pueden pedir nuestros jóvenes?

Sólo bajo esta perspectiva se llega a comprender como una marca que se dedica a hacer exclusivamente cámaras de deporte, que cuenta con un única producto (y pequeñas variaciones de éste), que apenas tiene media década de vida, consigue cotizar en bolsa y hacerse mundialmente célebre el tiempo récord.

Hace unos meses tuve el placer de pasar unas semanas por Asia. Tailandia, Vietnam e India. Quedé sorprendido al constatar que incluso personas pobres de estos países conocían las GoPro. Y esto no es todo: las conocían y las deseaban. Hablaban de ellas con deseo en sus pupilas.

Cuando se llega a este punto, cuando consigues que incluso personas que ganan lo justo para comer deseen tu producto, puedes deducir que has conseguido algo grande. Probablemente nunca sabremos si los chicos de GoPro fueron “casualmente” oportunistas o hay algo de genio y providencia tras su producto. Lo que es evidente es que hasta ahora han sabido mantenerse en la cresta de la ola (ver la gráfica de las cotizaciones), lo que es evidente que requiere cierto talento.

¿Hasta cuándo durará el auge de estas cámaras? Esto lo determinará el talento y capacidad de innovación de los chicos de GoPro. Nuestros jóvenes -y no tan jóvenes- seguirán siendo narcisistas; el ‘selfie’ ha llegado para quedarse, de esto no hay duda.